Kukenán, el tepuy prohibido


kukenan-roraima-venezuela-leyenda

Tepuy Kukenan


En los límites del sur Venezuela, cerca de su frontera con Brasil y Guyana se encuentra el Parque Nacional Canaima, que se extiende 30.000km2 y por sus dimensiones está posicionado como el sexto parque mas grande del mundo. 

En la inmensidad de este parque se encuentran formaciones geológicas conocidas como Tepuyes, caracterizadas por ser unas montañas con paredes completamente verticales y la cima plana. Otra de sus características mas destacables es la biodiversidad que habitan en la cúspide de estas formaciones porqué se han mantenido aislados ecosistemas prehistóricos. 

El nombre de Tepuy proviene de la palabra indígena pemón " montaña o morada de los dioses."


Entre los monumentos naturales mas destacados se encuentran el Roraima, Autana, Auyantepui con el Salto Ángel, reconocido por ser la caída de agua mas alta del mundo, y Kukenán que ha venido cobrando protagonismo por ser el más misterioso y difícil de penetrar, por la densa boscosidad que lo rodea y otras características.

El Tepuy Kukenán tiene una altitud de 2680 metro y una longitud de 3 km., también es llamado por la etnia  Pemón Matawi-Tepuy que significa “si me subes te mueres".  Posee la segunda caída de agua mas alta del mundo llamada Salto Kukenán.

Entre la comunidad Pemón existe varias leyendas que giran entorno a este Tepuy, y en todas es considerado malvado. Alejándonos un poco de las leyendas, desde el punto de vista de visitantes y  exploradores suelen describirlo como el tepuy de difícil acceso, intimidantes, con una energía muy densa, quizás generada por la vegetación que es muy espesa,de aspecto pétreo y tenebroso, sus rutas de paso y escalada son muy desgastante físicamente, se suelen escuchar el eco de sonidos de animales ocultos en su interior.

Algunas leyendas de los  pemones dicen que sus enormes tepuyes son árboles que fueron cortados y hoy vemos el tronco, y eso explicaría su forma plana en la cima.

El Roraima nacería del Wazacá, el árbol de la vida, que fue cortado por el primer pemón y sus aliados, tras un hechizo para ablandar su corteza. Una vez lo logró, cuando cayó el cuerpo del árbol hizo un estruendo que se escucho en muchos lugares lejanos, y dio paso a que emergieran de la tierra los otros tepuyes que serían las primeras montañas de la tierra. Del tocón salió mucha agua, tanto que inundo la tierra y de ahí sale el salto de agua más grande del mundo conocido como El Salto Ángel. Esa cantidad de agua endureció el tronco y permitió el nacimiento del tepuy que hoy conocemos como Roraima.


Los Makunaima, antiguos Pemones que vivían en este maravilloso lugar, llamaban a esta montaña tenebrosa Malawi-tepui que significa "si lo subes, mueres", así que nadie se atrevía a acercarse, ni a subirlo.


Las historias y leyendas indígenas son fascinantes en su generalidad, pero en esta oportunidad hablaremos del Kukenan que se le conoce como el hermano malvado de Roraima.

En las cercanías del Kukenan existía asentada una antigua población de indígenas llamados los Makunaima. Los ancianos de esta tribu creían que la tenebrosa Malawi era custodiada por criaturas invisibles, pero también estaban convencidos de que existían dentro del bosque piedras transparentes con propiedades curativas poderosas, con la capacidad de curar cualquier enfermedad endémica.

Había un niño curioso, que siempre caminaba al borde del bosque desafiando creencias y el permiso de su mamá, ese niño lo llamaban Makunaima-Pia,  que es el nombre que se le da al más joven de la tribu.  Un día enfermó gravemente y sus padres estaban seguros que era alguna enfermedad que contrajo en las excursiones que hacía en las cercanías del tenebroso lugar.

Los mas viejos se lo habían advertido, siempre lo regañaban porque llegaba con hermosos animales, insectos y coloridas guacamayas que cazaba cerca del bosque petrificado, y los dioses se ofenderían por su temeraria desobediencia.

Aun así Makunami-Pia  decidió subir la montaña,  aunque podría encontrase a Mochimá, un ave  que lo tomaría con su pico y llevaría hasta la cima del tepuy para alimentar a sus pichones que siempre estaban hambrientos de su comida favorita, la carne humana.

Jugando al experto explorador, fue adentrándose poco a poco a la selva espesa que antecede al gran Kukenán. En el camino iba dejando marcas en los árboles mas robustos que iba encontrando, pero mientras más caminaba más densa era la vegetación, mas oscuro se hacía y más sonidos extraños sentía. Luego de algunas horas de camino, sintió una picada en uno de sus tobillos que fue provocándole una somnolencia profunda que le impedía mantener abierto sus ojos.

Decidió descansar en la base de un árbol de tronco amplio que tenía una cavidad donde podría acomodarse y resguardarse de una posible lluvia, mientras que su madre y los aldeanos comienzan la preocupación por el niño.

Una lluvia fuerte se desata en la zona, Makunami de la fiebre comienza a delirar y ver criaturas parcialmente claras que le dan a beber un brebaje, pasa la noche, y al amanecer despierta en otro lugar, uno muy cerca de su aldea, justo en la frontera donde comenzaba el Kukenán con picadas en su cuerpo características del puri-puri.

Su mamá y todos los pemones que habían pasado todas la noche buscándolo, lo consiguen pero al ver sus picadas supieron de inmediato que todo estaba mal y el niño con fiebre, mojado y delirando. El jefe ordena que lo lleven a la aldea,  recuesten en su hamaca y llamen a la curandera para que lo revise.

Al ver los síntomas del niño, la fiebre altísimo que tenía y el pie morado con una picada muy inflamada supo enseguida que fue el piru-piru mortal, porqué había escuchado de ese animal que acababa con las personas en 2 días, pero también había escuchado de una cura que respondía a cuentos, porqué nadie la había logrado conseguir al tratarse de unos cristales que se encuentran dentro de una cueva del Kukenán.

El jefe de la tribu en vista del diagnóstico tan terrible reúne a los hombres y guerreros y les dice que hay que entrar a la montaña a buscar la cura para Makunami, a lo que responden que eso es una locura, que Mochimá se los comerá a todos.

Merok, un joven guerrero se mantuvo en silencio, este chico era muy hábil con el arco y la flecha, en una oportunidad él solo había salvado a toda su familia de la hambruna con cientos de lapas que cazó y  se decía que los cunaguaros no se acercaban a la aldea por el miedo que les produjo cuando Merok mató un felino del tamaño de un tigre.

Merok con valentía dijo: "Yo iré a buscarlas". Prepararon su comida, provisiones y partió a buscar los cristales. Se adentró en el espeso bosque petrificado, una vez atravesado comenzó a subir las muy verticales paredes del tepuy, luego de horas consiguió un lugar donde descansar un poco y fue allí donde vio relucir unos cristales en una cueva, los tomó y comenzó a tener la sensación de que lo estaban siguiendo, con agilidad y rapidez corrió hasta la aldea y logró con sus valientes actos salvar a Makunami-Pia. A partir de ese momento se le conoció como el guerrero más noble y valiente que logró desafiar el Kukenán.

Hoy en día son tres días de excursión para subir a su cumbre de piedras con formas estrafalarias, ríos sinuosos y cuevas extraordinarias, las personas que lo han subido cuentan que hay que hacer largos recorridos de rodillas para poder atravesarlo. Sin duda resultó mucho más exigente que su hermano bueno Roraima.

Son muchas las cosas que se podría decir de Kukenán y podría estar horas escribiendo acerca de él, sobre los cuentos de avistamientos de OVNI, luces que se ven de noche en la parte mas alta, nativos de la zona que dicen haber sido secuestrados por seres provenientes de ese lugar.

Los tepuyes son las formaciones expuestas mas antiguas del mundo.

La majestuosidad de Kukenan ha sido representada en el cine, la película Up de estudios tomo la vista del monte como inspiración para su historia, al igual que la taquillera Avatar.




Categories